Una exposición permanente pone en valor el Funicular de Larreineta

exposición funicular larreineta
El funicular actual ha realizado un ‘guiño’ a la cabina de madera histórica en su parte exterior
Unos de los principales atractivos de la muestra, que cuenta con paneles y vídeos explicativos en ambas estaciones, es la presencia de la cabina original de madera, que fue sustituida en 1985
Una exposición permanente pone en valor el Funicular de Larreineta

Con el objetivo de poner en valor la singularidad del Funicular de Larreineta y su importancia en el desarrollo económico y turístico del valle minero, el Ayuntamiento ha colaborado con Euskotren a través de una inversión de 30.000 euros, en la exposición permanente accesible en las instalaciones de este medio de transporte. La muestra acerca a la ciudadanía una parte importante de su historia y ofrece un nuevo atractivo para disfrutar de este enclave natural.

La muestra se divide en dos espacios expositivos principales: las estaciones de La Escontrilla y Larreineta En diversos paneles y vídeos se realiza un recorrido histórico que pretende servir de homenaje a aquellas personas que contribuyeron con su trabajo y esfuerzo al crecimiento industrial del entorno y al surgimiento del movimiento obrero, estrechamente vinculado al desarrollo de la minería. De hecho, en su origen el funicular fue concebido para transportar mercancías y personas a los barrios altos de Trapagaran que habían aumentado exponencialmente su población debido a la actividad minera en La Arboleda.

Desde 1926, año de su inauguración, hasta hoy el funicular se ha consolidado como un medio de transporte indispensable para las personas residentes en Trapagaran. Fue precisamente una iniciativa vecinal la que puso de manifiesto la necesidad de impulsar medidas para su conservación y que en la actualidad son una realidad gracias a que está catalogado como Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental.

Cabina original
Uno de los principales atractivos de la exposición, tanto por el valor sentimental para los residentes como por su interés turístico, es la posibilidad de contemplar la cabina histórica, colocada en la terraza junto a la estación de Larreineta. Se trata de la cabina de madera original de 1926 que, tras su sustitución en 1985 por otro material móvil más moderno y confortable, había quedado sin uso.

La puesta en marcha de esta exposición se enmarca dentro de un proyecto interinstitucional (del que forman parte Gobierno Vasco, Diputación y Ayuntamiento) para impulsar la movilidad sostenible en la zona. Para avanzar en este objetivo, Euskotren incorporará un autobús eléctrico que ofrecerá servicio de lanzadera en dicho tramo. Además, se ha establecido la gratuidad de las bicicletas en el funicular y se han estrenado dos puntos para la limpieza y el mantenimiento de bicicletas en ambas estaciones. 

Dentro de las actividades de divulgación, se impulsarán también visitas de grupos mediante colaboraciones con centros escolares y asociaciones.

Transportar mineral
En sus más de 95 años de vida, el Funicular ha dado servicio con el objetivo de subir a las personas trabajadoras de la minería y de transportar el mineral. Las cabinas originales dedicadas al transporte de personas, construidas en los talleres del Ferrocarril de Triano en Ortuella, tenían un peso de casi tres toneladas y eran piezas construidas en madera que contaban con tres departamentos con una capacidad para albergar a 60 personas, una plataforma cubierta para transportar mercancía y un balcón abierto. 

Una exposición permanente pone en valor el Funicular de Larreineta