El Ayuntamiento eliminará un punto negro para la seguridad vial entre las calles Miguel de Unamuno y José Rufino Olaso

Los trabajos dieron comienzo ayer y finalizarán este viernes
Los trabajos dieron comienzo ayer y finalizarán este viernes
El Consistorio va a modificar el sentido de la circulación en un tramo de la calle Miguel de Unamuno para evitar que los coches circulen por encima de la acera
El Ayuntamiento eliminará un punto negro para la seguridad vial entre las calles Miguel de Unamuno y José Rufino Olaso

El Ayuntamiento de Trapagaran afrontará esta semana una obra pequeña pero de gran relevancia para mejorar la seguridad vial entre las calles Miguel de Unamuno y José Rufino Olaso.

Para acceder en coche desde la calle Miguel de Unamuno a la calle Jose Rufino Olaso, actualmente las personas conductoras cruzan por encima de una acera de la calle Ramon de Durañona e invaden un paso de peatones, lo que unido a la escasa visibilidad, provoca situaciones de peligro para peatones y conductores.

Para eliminar este importante riesgo de atropello, el Ayuntamiento va a cambiar el sentido de la circulación en la calle Miguel de Unamuno, entre su intersección con Ramon de Durañona y la calle Pablo Sarasate. De esta forma, dicho tramo, que en la actualidad es una carretera de subida, pasará a ser de bajada para acceder a José Rufino Olaso.

La obra, que dio comienzo en la jornada de ayer y está previsto que concluya el viernes, comprende varias actuaciones. En primer lugar se va a adaptar la acera para permitir el giro de los vehículos para su acceso a la calle José Rufino Olaso. A continuación, se procederá a cambiar la señalización de las calles José Rufino Olaso y Miguel de Unamuno. El Consistorio también pintará los pasos de peatones y las parcelas de aparcamiento de las calles José Rufino Olaso, Miguel de Unamuno y Pablo Sarasate. Finalmente, para terminar dicha actuación, se aplicará un tratamiento antideslizante en la carretera de acceso a Pablo Sarasate a José Rufino Olaso y se van a quitar varios bolardos para ampliar la plaza de Ramón de Durañona.

La ejecución de estas obras provocará una supresión temporal de las zonas de aparcamiento coincidiendo con el pintado de las nuevas plazas. Así, el jueves 26 de julio, desde las 9:00 horas, no se podrá aparcar en la calle José Rufino Olaso, en el tramo que va desde la intersección de José Rufino Olaso con Pablo Sarasate y la intersección con Ramón de Durañona. El viernes 27 de julio, desde las 9:00 horas, no se podrá aparcar en el tramo de Miguel de Unamuno, entre la intersección con Ramón de Durañona y la calle Pablo Sarasate.

El concejal de Obras y Servicios, Juanjo Sagredo, ha explicado que con esta actuación “el Ayuntamiento de Trapagaran quiere mejorar la seguridad y eliminar el riesgo de sufrir un atropello que existe en la actualidad en este punto de nuestra red viaria”.

 

El Ayuntamiento eliminará un punto negro para la seguridad vial entre las calles Miguel de Unamuno y José Rufino Olaso